El miércoles 13 de julio Salvemos Al Fútbol, a través de su presidenta, Mónica Nizardo, ratificó su denuncia contra el Ministerio de Seguridad por su falta de acciones concretas para evitar los serios incidentes que se produjeron el domingo 26 de junio. Ese día, los alrededores del estadio Monumental fueron escenario de escenas de caos a raíz del enojo de hinchas de River debido al descenso de su equipo, tras perder en la Promoción ante Belgrano, de Córdoba, resultado que obligó al descenso de la categoría.

 

En esta oportunidad se añadieron videos de los hechos y declaraciones alusivas de la ministra Nilda Garré. A criterio del SAF, a la falta de prevención y los consecuentes incidentes se le agrega un hecho gravísimo como que la funcionaria haya expresado que “confiaba” en que los hinchas millonarios no provocarían disturbios.

 

Con esas palabras, además, violó la ley de igualdad, ya que entiende que confiaba en ellos pero no en otros, como los de Huracán y Vélez; estos últimos se privaron de presenciar el partido final en el que se consagraron campeones.

 

Tal como se informó oportunamente, Salvemos al Fútbol presentó una denuncia formal el miércoles 6 de julio contra los funcionarios responsables de la seguridad de River-Belgrano. En aquel encuentro, además, el árbitro Sergio Pezzotta fue amenazados en el entretiempo, y en su propio vestuario, por integrantes de la barrabrava millonaria.

 

En dicha denuncia se alude a la responsabilidad no sólo de Garré, sino también del subsecretario de la Unidad de Coordinación de Seguridad y Prevención de la Violencia en Espectáculos Futbolísticos (Ucpevef), Juan Carlos Blanco; y del responsable del operativo policial.

 

La denuncia recayó en el Juzgado Federal N° 8, a cargo de Marcelo Di Giorgi.