El miércoles pasado tuvo lugar en la Legislatura Porteña, una Jornada relacionada con la violencia en el fútbol. Bajo el título “La pelota se mancha ?”. la diputada Graciela Ocaña (Confianza Pública), organizó el evento, y  presentó tres proyectos vinculados a esta problemática.

IMG_4780

En la jornada intervinieron ante considerable público Mariano Bergés (Presidente de SAF), Alejandro Casar González (periodista), Gustavo Bobbio (abogado y lic. en psicología) y Juan Manuel Lugones (abogado). También asistieron al evento familiares de víctimas, entre las que pueden mencionarse a Liliana Suárez de García, Norma Roldán y Solange Palacios, y las legisladoras Cecilia de la Torre (PRO) e Inés Gorbea (UNEN). El acontecimiento fue presentado por el Vicepresidente del Cuerpo Legislativo, Cristian Ritondo.

 

IMG_4781

 

Bergés habló sobre la poca importancia que se le da a la violencia en el fútbol a nivel político. Por ejemplo, recordó que poco sustantivo se ha concretado con miras a restituir el público visitante en los estadios, pese a que transcurrió un año y medio desde que se implementó en la máxima categoría. Además, enfatizó la necesidad de brindar asistencia a las víctimas y sus familiares damnificados, pues “nadie hace algo por ellas”, y son olvidadas inmediatamente sucede el siguiente hecho.

Luego, Casar González hizo hincapié en el miedo que inmoviliza en la lucha contra la violencia, así como en la necesidad de hacerlo a un lado para avanzar en procura de una solución. Bobbio planteó cuestiones básicas en torno al accionar violento de los barras desde un aspecto técnico-jurídico. Y, finalmente, Lugones trajo a colación algunos acontecimientos que en su perspectiva, vinculan a la política con el fútbol.

Más allá de la Jornada en sí, la asistencia de Salvemos al Fútbol, representada por su Presidente Mariano Bergés, fue motivada puntualmente, en el compromiso y el trabajo que viene realizando desde hace tiempo la legisladora Graciela Ocaña, en especial en el marco de una futura colaboración del Estado con los familiares de víctimas de la violencia en el fútbol, quienes son los permanentes obligados en estos temas, más allá de lo que en concreto pueda lograrse en procura de mitigar el problema.