Se realizó el foro-debate sobre la violencia en el fútbol, que organizó el Instituto de Investigaciones Gino Germani, que depende de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. En donde participaron reconocidos sociólogos, periodistas, abogados y antropólogos. Cada uno dio su visión, sobre la realidad que atraviesa el fútbol argentino.

El viernes 5 de junio, se llevó a cabo la charla: ¨La Pelota No Se Mancha: Fútbol, Violencia y Negocios¨, en el contexto de los desayunos de coyuntura que organizado por el Instituto Germani. Moderó la directora de la institución, la Dra. Carolina Mera y  participaron el  investigador, Pablo Alabarces, la antropóloga, Verónica Moreira, el periodista de La Nación, Ezequiel Fernández Moores y el titular de Salvemos al Fútbol, el Dr. Mariano Bergés.

Cada uno de los especialistas, expusieron sus opiniones sobre los hechos de violencia, que sucedieron en el pasado Superclásico en la cancha de Boca, cuando un hincha le arrojó gas pimienta a los jugadores de River y suspendieron el partido. Fernández Moores expresó que se dan este tipo de hechos porque en el fútbol existe: ¨La cultura de la impunidad¨ y también lo relacionó con el escándalo que pasó en la FIFA.

El titular de la Asociación Salvemos Al Fútbol, propuso debatir sobre los deficientes operativos policiales que se realizan fecha a fecha y en los estadios del fútbol argentino además resaltó: ¨El operativo de saturación policía genera que la violencia se traslade a las adyacencias de los estadios¨.  Es un tema en donde todos los participantes de la charla estuvieron de acuerdo y consideraron que algo hay que actuar de manera urgente al respecto, porque la policía es uno de los actores principales, en la violencia en el fútbol.

La antropóloga, Verónica Moreira hizo hincapié en el rol de la prensa y la cobertura de la noticia sobre los hechos de violencia por parte de esta y sostuvo: ¨El tratamiento de los temas en el periodismo refuerza la confrontación, la pelea, la guerra, lo bélico, que suceden con las hinchadas¨.

El investigador, Pablo Alabarces, remarcó, como en el Superclásico suspendido, se observó la desorganización y la poca solidaridad de todos los protagonistas del encuentro. En especial de los jugadores de Boca, que no estuvieron dispuestos a colaborar con sus colegas riverplatenses, en el momento que tenían que retirarse del campo de juego.

El foro cerró con las opiniones de los demás concurrentes, en donde intercambiaron opiniones con los expositores. Todos acordaron que es necesario  tener más espacios de debate, como el que ofreció el Instituto Gino Germani y la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, porque la violencia es un problema de todos y juntos se puede trabajar para salvar al fútbol.