Hemos tomado conocimiento que el Sr. Presidente del Club San Lorenzo de Almagro y actual Tesorero de la AFA, Matías Lammens, habría manifestado al salir de la Casa de Gobierno, luego de una reunión mantenida junto al Presidente del Club Boca Juniors Daniel Angelici, con el Presidente de la Nación Mauricio Macri, que el Estado se haría cargo del pago de los operativos de seguridad de todas las categorías, y del derecho de admisión.

Entendemos oportuno y saludable informar desde esta página, que los operativos de seguridad, de hecho ya se encuentran solventados con fondos públicos, al menos en lo que hace a los clubes de Primera División, toda vez que dichas entidades, a través de la AFA, reciben ingentes sumas de dinero que entrega desde hace años Fútbol para Todos. Esas sumas, no siempre se rinden adecuadamente, como correspondería según los estatutos de cada club y el controlante estatuto de la Asociación del Fútbol Argentino. El Gobierno actual ha manifestado públicamente que auditará las cuentas vinculadas al dinero que entregue por el conducto de Fútbol para Todos, lo que no se hizo nunca en el Gobierno anterior, aspecto sobre el cual existe una investigación promovida por la diputada Graciela Ocaña en el Juzgado Federal nro. 1, que justificó razonablemente, la designación de tres veedores judiciales.

En cuanto a que el Estado se hará cargo del derecho de admisión, entendido –según lo publicado- como que será el encargado de confeccionar las listas de violentos que no podrán entrar a los estadios, entendemos que seguramente se ha tratado de una equivocada interpretación de quien recibió los comentarios de Lammens, o un derecho error del directivo, toda vez que resulta imposible para el Estado, desde su rol, confeccionar las listas de personas que integrará el derecho de admisión. Destacamos que únicamente son los clubes quienes se encuentran en condiciones de concretarlo. El Estado, en cambio, debe garantizar con el apoyo de fuerzas de seguridad llegado el caso, que los individuos que cada club señale como inadmisibles, no ingresen en definitiva a los estadios.

Los directivos de cada club deben aceptar su responsabilidad en este trabajo de morigerar la violencia en los estadios, en el cual está incluido como sólo una de las herramientas, el llamado derecho de admisión.

Mariano Bergés – SAF