El 21 de diciembre del año 2016 se resolvió el proceso que llevó el Nro. 23/2015 en el Juzgado de Sentencia Nro. 4 de la Ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fé, seguido por homicidio y tentativa de homicidio a José Antonio Gazquéz. Se impuso al nombrado la condena de 30 años de prisión, accesorias legales y costas, acumulándose distintas causas que se le seguían al nombrado.

En lo que importa, el nombrado fue encontrado culpable de ser uno de los autores de la matanza que se llevó a cabo el 15 de diciembre del año 2013 en el Boulevard Oroño de la Ciudad de Rosario. Ocasión en que junto con otro sujeto, a bordo de una motocicleta, se enfrentaron a una combi que se dirigía (después del partido disputado entre Newell´s y Lanús) a la Ciudad de Buenos Aires. Dispararon de frente y furiosamente al menos en doce ocasiones. Resultado de ello fue la muerte de Leonardo Boladián, quien conducía la camioneta Traffic, de Walter Palacios, y lesiones de gravedad a su hermana y a una menor de edad. Todos se hallaban dentro del vehículo.

Los imputados fugaron y, tiempo después, a partir de una incompleta investigación, se detuvo a José Antonio Gazquéz y a su hermano Miguel. Sólo el primero fue llevado a juicio, toda vez que fue reconocido como uno de los que habían intervenido en el hecho. No obstante que la participación de Miguel también puede ser probada por otros medios, la jueza de instrucción a cargo optó por disponer su sobreseimiento.

Salvemos al Fútbol intervino e interviene activamente en este proceso, más allá de las dificultades. No sólo en el que José Antonio Gazquéz fue condenado, sino también en el que se sigue -por impulso de los querellantes con patrocinio del abogado Mariano Bergés, titular de SAF- a Miguel Angel Gazquez, toda vez que se tiene la total seguridad que el nombrado fue el segundo agresor -incluso el que habría efectuado los disparos-. Se logró dar vuelta el sobreseimiento, y la práctica de diligencia que podrían conducir a enviar al aludido imputado también a juicio.

Sin perjuicio de lo anterior, y del pronunciamiento recaído en contra de José Antonio Gazquez, quedó un sabor amargo a los familiares de las víctimas -muertos y heridos-. Es que pese a los pedidos en tal sentido, no se los recibió durante más de dos años por las autoridades provinciales o municipales. No debe olvidarse que se imputó también a los responsables del organismo a cargo de la seguridad en el fútbol, y a la policía provincial, por el errado y poco eficiente operativo policial. También se imputó a funcionarios de la Intendencia de Rosario, toda vez que justo ese día, y a esa hora, los domos que deberían guardar las imágenes de lo sucedido, no funcionaron. ¡Cuándo no!

SAF trabaja en procura de que víctimas, no víctimas, familiares y ciudadanos en general, hinchas de fútbol puedan lograr finalmente, entre todos y con el apoyo y trabajo de los organismos fundamentales de jornadas deportivas en paz, no sólo los días de partido, sino también el resto de la semana, evitando que los encuentros se conviertan en batallas sangrientas, donde lo único que sirve es ganar.