Altos funcionarios, denunciados por los incidentes de River-Belgrano

 

Salvemos al Fútbol presentó una denuncia formal contra los máximos responsables por los incidentes ocurridos en el Monumental y alrededores el domingo 26 de junio, el día en que el conjunto de Núñez perdió la categoría.

El miércoles 6 de julio, Salvemos al Fútbol denunció de manera formal a los funcionarios responsables de la seguridad del encuentro entre River y Belgrano de Córdoba, disputado el 26 de junio en el Monumental. Ese día, el conjunto local perdió la categoría al igualar 1 a 1 en el encuentro revancha de la Promoción, tras haber caído por 2 a 0 en la ida. En el entretiempo el árbitro fue amenazados por integrantes de la barrabrava de River y tras el evento deportivo, en el estadio y en las calles aledañas se produjeron serios incidentes, por los que hubo detenidos y una gran cantidad de comercios seriamente dañados.

En la denuncia, que lleva la firma de la presidenta de la ONG en cuestión, Mónica Nizardo, se acusa como responsables de los desmanes a la ministro de seguridad, Nilda Garré; al subsecretario de la Unidad de Coordinación de Seguridad y Prevención de la Violencia en Espectáculos Futbolísticos (Ucpevef), Juan Carlos Blanco; y al responsable del operativo policial.

Horas antes de ingresar la denuncia en el Juzgado Federal, Salvemos al Fútbol se contactó con la fiscalía de Saavedra, donde se investigan las amenazas sufridas por el árbitro del partido, Sergio Pezzotta. Una fuente de esa oficina le adelantó a esta entidad que ” en lo que hace al ineficaz dispositivo de seguridad, no es competencia nuestra, lo que nosotros investigamos es la complicidad entre barras, dirigentes y policía para el apriete a Pezzotta”.

a recayó en el Juzgado Federal N° 8 a cargo de Marcelo Di Giorgi.

“Quedó demostrado una vez más que la cantidad de efectivos policiales no hace a la calidad del operativo, las estrategias de prevención brillaron por su ausencia, siendo esta una de  las principales acciones a llevar adelante por la parte del Ministerio de Seguridad de la Nación.  El árbitro fue amenazado de muerte, en el entretiempo del partido por parte de la barrabrava de River.  Hubo incidentes dentro y fuera del estadio luego de la finalización del evento deportivo que dejó como saldo muchos heridos, entre ellos varios policías con traumatismos de cráneo por impacto de proyectiles, según, Alberto Crescenti, titular del SAME. La policía tuvo que luchar cuerpo a cuerpo y con piedras para defender su vida. El Ministerio de Seguridad aceptó enviar a policías sin cascos, ni otros elementos de protección sabiendo que tuvieron que hacer un operativo con una cantidad de efectivos superior a lo ‘normal’ establecido por ellos mismos, porque advertían de posibles graves incidentes, incluso se pedía desde algunos integrantes de la policía que se jugara ese partido sin público.  Los policías que fueron heridos estaban en los sectores en donde se sabía que los violentos revolearían lo que tengan en sus manos, lo que encontraran o pudieran romper”, se resume en una parte de la denuncia.

También se da cuenta de que “El inmenso operativo policial desplegado en el Monumental por momentos parecía insuficiente para detener las corridas en las tribunas, los enfrentamientos en las calles, la violencia en el hall y en el sector de prensa. “Esto es una locura, hicimos lo posible para que se juegue sin público”, dijo un oficial en declaraciones a Radio Del Plata. La Policía luchó cuerpo a cuerpo con algunos hinchas. En algunos sectores se utilizaron gases lacrimógenos. Los desmanes se trasladaron a toda la zona y algunos comercios ubicados en Avenida Figueroa Alcorta se vieron afectados. Mientras se desarrollaba el conflicto, Alberto Crescenti, titular del SAME, dio cifras oficiales: “40 heridos, trasladados a diferentes hospitales”. Más tarde, esas cifras subieron a 72 personas, donde “25 son agentes de policía, que fueron derivados todos al Hospital Churruca””.

“Según las informaciones que tenemos, hay dos efectivos en grave estado, con sendos traumatismos de cráneo por impacto de proyectiles”, agregó el vocero consultado por la agencia Télam. “Además de los policías también tenemos reportes de 47 personas con distintas lastimaduras que fueron atendidas en distintos hospitales como el Durand, Santojanni, Rivadavia, Fernández y Pirovano”, agregó. Según lo observado este domingo por un cronista de la agencia noticiosa, uno de los agentes policiales recibió un duro impacto en el hombro, luego de que barras ‘millonarios’ le arrojaran un cartel publicitario, mientras se producían refriegas ante la intención de los hinchas de invadir el hall central del estadio. Los incidentes más significativos se produjeron a la finalización del empate 1-1 que River obtuvo esta tarde con Belgrano, en la segunda Promoción por un lugar en la próxima temporada de la Primera División. Con este resultado, el equipo cordobés, que había ganado por 2-0 el cotejo de ida, ascendió a Primera División”, añade la denuncia, que está acompañada por materiales periodísticos oportunos y videos.

El objetivo de la presentación es “formalizar la denuncia pertinente para que se inicie una investigación al respecto.”

“Como mínimo, se destaca el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público con relación al responsable del operativo  policial, al responsable de la Unidad de Coordinación de Seguridad y Prevención de la Violencia en Espectáculos Futbolísticos (Ucpevef), Juan Carlos Blanco y a la responsable del Ministerio de Seguridad, Dra. Nilda Garré, (art. 249 del Código Penal).  En este sentido, fue la falta de tareas de prevención la que permitió que, por un lado, un grupo de violentos ingresara a un sector de acceso prohibido y logre amenazar al árbitro y por otra parte, se exponga al libre albedrío a policías sin los elementos necesarios para proteger en primera instancia su vida para luego poder cumplir con las tareas que le compete que no es otra que la de velar por la seguridad de los ciudadanos”, añade el escrito.

 Luego de la presentación, Nizzardo señaló que “Lo que pasa en los estadios con los contratados para seguridad en los clubes ya es demasiado conocido y denunciado por nosotros desde hace tiempo. Sabemos que los que trabajan en esa función o son parte de la barrabrava o están en relación directa con ellos, en connivencia con la policía. También es sabido esto por quienes desempeñan sus tareas en el área de seguridad deportiva en el Ministerio de la Nación. Por lo que entendemos que lo que sucedió en River y sucede desde hace tiempo en varios clubes es la falta de tareas de prevención. No hay voluntad desde las altas esferas del gobierno a terminar con los negocios ilegales del fútbol. El Ministerio está para prevenir, y no para seguir comprobando como testigo lo que sucede.” … y con respecto a las declaraciones de Garré, la presidente de SAF indicó que “La Ministro violó la Ley de Igualdad al reconocer que el partido de River se jugó con público porque ‘confió’ en los hinchas de River. Será interesante conocer los motivos de su discriminación hacia los hinchas de Vélez y los de Huracán, quienes se vieron privados de ese acuerdo que se realizó con los Nuñez. Quien está a cargo de un ministerio no está para hacer acuerdos/pactos a piaccere sino para reglamentar y hacer cumplir lo reglamentado de forma equitativa e igualitaria”